Ignasi Carbonell. Una vida por y para El Belenismo.

 

 

Por el programa Camino de Belén, por los micrófonos de la radio, han pasado infinidad de voces y sentimientos belenistas, una de ellas me cautivó desde el primer día que entablamos conversación, Ignasi Carbonell llenó los estudios de la radio y las ondas de una atmosfera especial, cada vez que ha intervenido en el programa.  Siempre nos ha aportado conocimiento, datos, historia y sobre todo “Pasión Belenista”.  Es por ello que hemos querido realizarle la primera entrevista escrita, de esta nueva etapa de Camino de Belén.  Ignasi nos comenzó hablando de su infancia y de su padre

Fue un período muy duro para mi padre, pues en 1929, perdió todo el negocio de vinos que hacía en Sitges. Elaboraba Moscatel, Malvasía y el Vermut el Greco. Con dicha mercadería, llenó varios barcos para América y Cuba y entonces, se produjo el crac económico fulminante. Dejó a su familia, a su mujer y a cinco hijos, en Sitges y fue en busca de trabajo. En París, conoció a un gran exportador de manzanas de Chile quien le dio la representación para Suiza, Alemania, Francia y otros países.

Se recuperó económicamente y, en el año 1935, mi madre se fue con sus cinco hijos a Suiza.

Yo nací en Zürich en Diciembre de 1936. Los familiares de España vinieron a vernos como refugiados de la guerra y celebraron la suerte de encontrarnos bien instalados.

 ¿Cómo era tu familia?

Recuerdo mucho a mi hermano menor Lluís, que nació en Enero de 1939 y murió en las vacaciones, en Agosto del †1940.

Éramos una familia muy normal, cristiana como la mayoría de las familias. Hacíamos mucha piña entre nosotros y los amigos de España, Portugal y Francia. En la Nochebuena, recuerdo cómo me venían a despertar y hacíamos el resopón, cuando todos volvían de la misa del Gallo. Era como una verdadera fiesta de familia y, además, acompañados por un montón de amigos (portugueses, castellanos, catalanes, franceses y algunos más que estaban solos).

 ignasi 7

 

¿Cuáles son los recuerdos que tienes de tu infancia, relacionados o no con el Belén?  

 El belén de sobremesa artístico, con unas 100 figuras, que no se veía en Suiza. Mi padre obtuvo un juego completo de figuras, de 12 y 7 cm., de Martí Castells de Barcelona (hoy los conocemos como los hermanos Castells). Debió de ser en las Navidades del año 1940, cuando recibió las figuras y montamos un Belén formidable, como si fuera un diorama artístico (es mi imaginación de estos años). Recuerdo que antes de ir al colegio sacaba del pesebre el Buey y el Asno y los colocaba cerca del río, junto con San José, para que pudieran comer hierba mientras José los cuidaba.

 ¿Cómo eran los belenes en tu juventud, en casa o los que visitabas en tu ciudad?

Hasta los 15 años, viví en Zürich y, allí, no había muchos belenes, sólo en alguna casa de cristianos tenían un nacimiento de Jesús, en la entrada o en el comedor, y, en las Iglesias, solían tener la Epifanía junto con la adoración de los Pastores y los Magos de Oriente.

¿Cuándo entablas contacto con otros belenistas para trabajar en común?

En 1950, los negocios de mi padre volvieron a ir mal. Estábamos de vacaciones de Pascua y mi padre no aceptó un cargo oficial: como un castigo nos retiraron los pasaportes a todos, pasaron tiempos difíciles y mi padre murió en Agosto de 1958. Vino el gobernador civil a darnos el pésame y entregó a mi madre todos los pasaportes, renovados por 10 años. Fue verdaderamente una época mala para la familia, pero volvimos a reflotar, cada hijo por su lado. Uno se fue a Estados Unidos y aprendió de algodonero. Otro entró a trabajar en la banca. Mi hermana mayor, de azafata de tierra en el Aeropuerto, … Yo fui al colegio de los Hermanos de La Salle Bonanova. Cuando se enteró mi padre de que nos habían retirado los pasaportes se enfadó mucho y se puso muy enfermo del corazón. En 1952, por Navidad, yo daba alguna clase de matemáticas de recuperación para poder tener algún dinero de bolsillo. Mi padre añoraba el tiempo en que se hacía un Belén en casa. Con el primer dinero que gané, compré cuatro figuras de Martí Castells a 25 ptas. cada figura. No compré el Nacimiento clásico, pues era muy caro, pero sí unas figuras algo más sencillas como nacimiento. El pesebre lo hice en una papelera y puse una lupa delante del nacimiento para ampliar las figuras del belén. En el fondo, había figuras de 3 cm. Mi padre se puso muy contento. Por desgracia, no tengo ninguna foto de aquel pesebre; pero sí que conservo como oro en paño las cuatro figuras que compré en la feria de Santa Lucía en 1952.

ignasi 4

 

Tu trabajo de investigación del belenismo se va encaminando en diversas facetas: haznos un recorrido por el mismo. 

La compra de figuras ya fue anual, para mejorar mi colección. Año tras año, compré figuras en la feria de Santa Lucía. El pesebre se lo compré a Manuel Muns (1956). En realidad, era un descanso de la huida a Egipto, que me costó 250 ptas. y que iba complementado con un asno. Manuel Muns me regaló el buey para que tuviera siempre el juego completo del pesebre. Hoy día, encargo figuras a los imagineros, nosotros los llamamos figuristas, a los que ayudo con mis ideas: los reyes tienen derecho a descansar (los tres durmiendo en la misma cama); la entrevista de los Magos con el rey Herodes y con cuatro o tres Magos y la reina de Europa o, para según quién, la reina de Saba. Este año, 2015, me hacen la reina de Saba descansando como los Magos. Tengo ya 2.000 figuras y la mayoría son de Cataluña o de Castilla. Tengo juegos de distintos países de Europa y el mundo.  Anualmente, hago una exposición temática, en mi casa, con 600 o 700 figuras.

Logré ampliar la afición con los hijos de los empleados que yo trabajaba y que participaron varios años en un concurso de pesebres y otro de felicitaciones de Navidad. Así conocí la asociación de Pesebristas de Barcelona y, al jubilarme, me ofrecieron ser el presidente de la misma. De presidente, tuve un mayor contacto con diversos pesebristas de Cataluña y de España. Observé que los pesebres eran distintos los unos de los otros y fui participando en encuentros regionales, nacionales e incluso internacionales. Comencé el trabajo de investigación cuando me jubilaron en mi trabajo. Es donde aprendí que en Munich (Alemania) y en el Tirol (Austria) fácilmente se pueden ver cuatro o tres magos y una reina: esto es un tema de estudio. Otro es ver unas figuras autóctonas, como lo son el caganer de Cataluña, la típica castañera de Madrid, el revendedor de figuras de Baviera, el pastor tocando el «Horn» de los Alpes Suizos, … También las típicas figuras de santos, como el de San Juan (el pastor con una oveja en los hombros), San Cristóbal, el pastor mayor o el abuelo con un niño en los hombros, el animador del fuego, el pastor que sopla y reaviva el fuego, éste, de origen alemán; la campesina que lleva dos panes en la cabeza ( Picasso la pintó en Gósol); las figuras de Jim Short, americano de estilo indio, pero de una calidad muy buena; … Bien: todo es muy temático y son figuras originales. Todo es coleccionable y admirado por muchos, pero no tomamos nota de ello. En estos momentos, estoy creando una Galeria de Pesebristas.

ignasi 8

¿Recuerdas alguno de tus trabajos con especial cariño? y ¿por qué?

Sí, hay un trabajo: es el primer estudio de la existencia de los Magos de Oriente documentado por cuatro documentos fehacientes.

 ¿Cuál de ellos es el que más te ha costado realizar?

Pienso que será el de la Galería de Pesebristas y figuristas, pues hay muchísima gente de gran valía en este mundo, pero pocas asociaciones o pesebristas que informen.

 ¿Actualmente en qué estás trabajando?

En agrupar mis escritos. En San Sebastián, aprendí de dónde son los turrones, y las «Neulas» o Barquillos. También trabajo buscando historias de la ciudad Condal (Barcelona), desde la ciudad romana hasta nuestros días o más exactamente, hasta hace 250 años atrás.

¿Qué nueva ilusión tiene planteada para el futuro?

Colaborar con todas las personas que me lo pidan y sea posible que yo realice.

¿Haces Dioramas de Pesebres Artísticos?

Sí, pero muy pocos. Los temas son de mi invención. Así, hice «El tsunami», cuando fue arrasada Indonesia y Tailandia en vigilias de Navidad del 2004. Al año siguiente, hice un tsunami, como cueva de Belén y, encima de la ola, había un Ángel Anunciador surfeando con una tabla. Fue en recuerdo de aquella catástrofe en Navidad. Otro tema es que «Los Reyes también tienen derecho a descansar». La huida a Egipto de José y María con el Niño, con figuras de indios americanos; el titulo fue «La Huida a Egipto pasando por el desierto de Arizona». Hoy oímos hablar más del tema de un tsunami.

También tenemos que pensar en otros países.

Algunos americanos u otro país harán belenes con figuras indígenas.

ignasi 1

La foto anterior corresponde a la directiva de UN-FROE-PRAE,  cuando concedieron a Ignasi Carbonell, el diploma y medalla como Pesebrista Universal, en Innsbruck en noviembre de 2012.

Gracias Ignasi por compartir tus vivencias y sentimientos Belenistas, con todos los amigos de Camino de Belén.

Deja un comentario.

Tu dirección de correo no será publicada.


*